Pesquisas

Amanda Knox apelará su condena por homicidio en Italia

El próximo 24 de noviembre nuestra admirada Amanda Knox –la joven norteamericana conocida en los medios europeos como Foxy Knoxy- podrá apelar su condena. Hace casi un año que fue declarada culpable en la ciudad italiana de Perugia por el asesinato de su roommate británica, Meredith Kercher, y fue sentenciada a 26 años de prisión. Su novio Raffaele Sollecito también fue declarado culpable. Y la misma suerte corrió el amigo Rudy Guede.

El homicidio había ocurrido el 1º de noviembre de 2007 en condiciones ciertamente oscuras que incluían una presunta orgía y un cuchillo bien afilado. Un cóctel de juventud, drogas, sexo, incompetencia investigativa y misterio puso en primera plana al crimen durante varios días.

Ahora Amanda no sólo enfrenta la acusación de homicidio, sino también una por calumnias. Así lo entendieron la fiscalía y la policía, que no pudieron tolerar las declaraciones de Foxy Knoxy durante el juicio, cuando aseguró que había sido maltratada durante sus primeros días de detención.

El próximo 24 se espera que la historia continúe, cuando a las nueve de la mañana se abra la sesión. La defensa de Amanda explicará que sus derechos fueron obviados en la primera declaración que dio y que el procedimiento legal no se cumplió. Ya desde principios del año 2008 la defensa viene haciendo hincapié en este hecho: entonces la Suprema Corte italiana falló a favor de ella, estableciendo que la policía, efectivamente, había cometido un grave error con la falta de lectura de sus derechos y la ausencia de un abogado y de un traductor durante el interrogatorio.

Durante el juicio, Foxy Knoxy dijo que los vigilantes italianos la habían golpeado durante el interrogatorio, al mejor estilo “Expreso de medianoche”. La cabeza de Amanda no dejó de latir durante todo el día siguiente. Pero hay más: en Italia todas las declaraciones indagatorias deben ser grabadas en video o audio. Y en el caso de Amanda, aunque la fiscalía dijo tener algún registro, parece no haber nada.

Mientras tanto, Amanda Knox pasa sus días tras las rejas tomando clases de Alemán por correo, entre otros cursos. Raffaele Sollecito, por su parte, es visitado una o dos veces por semana por un profesor que lo ayuda con sus exámenes de la universidad. El presunto homicida con cara de Harry Potter se recibió en Informática en febrero de 2008, ya preso, y ahora está estudiando una segunda carrera relacionada.

Desde elidentikit.com le deseamos a Amanda una pronta recuperación de su libertad: ¡no aflojes, Foxy Knoxy!