Memoria del crimen

Caso Pomar: crónica de un final anunciado

Hace un año hallaban el coche, patas para arriba, de la desafortunada familia Pomar. Durante 24 días -entre el 14 de noviembre y el 8 de diciembre- los cuatro integrantes de la familia permanecieron a la vera de la ruta 31 y alimentaron uno de los mayores misterios del año 2009.

Se dijo que estaban fuera del país, agobiados por las deudas que acechaban al padre, Fernando. También se evaluó la posibilidad de que él los hubiera matado a todos. Se pensó en un secuestro o en un asalto. Se mencionó la chance de que fuera una huida voluntaria. Y en algún momento, y en voz baja, se cotejó la posibilidad del accidente.

Que fue la que realmente ocurrió.

El caso provocó la remoción de seis jefes policiales… y una tibia autocrítica en los medios, que planteaban historias de violencia familiar cuando los Pomar se encontraban ya sin vida, al costado de la ruta.

En aquel momento los días se agolpaban unos detrás de otros, sin sentido:

Cuando todo pasó, los familiares de los Pomar escribieron una carta en la que criticaban el morbo de los medios y la negligencia de la policía. Aquí está.