Pesquisas

El Juan Manuel Serrat asesino

Como en una canción de amor, todo ocurrió en el día de los enamorados: a las ocho y diez de la mañana del 14 de febrero pasado, Rodrigo Ludueña fue atacado por dos jinetes a caballo en la esquina de Juan de Garay al 4400,  de la populosa y espinosa barriada de Santa Rosa de Lima, al sur de la ciudad de Santa Fe. Uno de los jinetes embistió contra él con una faca atada a un palo que fue a parar a su rostro (sablazo al ojo y al pómulo), mientras el otro gatillaba su revólver cuatro o cinco veces sobre la espalda del pibe. Ajuste de cuentas, que le dicen.

Ludueña, que tenía 19 años, había salido de la casa de su madre para ir a la suya cuando fue emboscado, y luego del ataque quedó tendido en el medio de la calle, en un charco de sangre. Ingresó ya sin vida al hospital José María Cullen, cuando los vecinos y algunos policías lo llevaron.

Tres meses más tarde, el 6 de mayo, agentes de la Unidad Regional I de Santa Fe dieron con uno de los jinetes mientras patrullaban la zona. El jinete era un pibe de 20 años y tenía pedido de captura por su relación con la muerte de Ludueña. Su nombre: Juan Manuel Serrat.

El otro jinete había sido detenido un mes atrás. Tenía 18 años.

Y pensar que Joan Manuel canta, a orillas del Mediterráneo, “A menudo los hijos se nos parecen”…

Links:

La noticia del crimen.

La noticia del arresto de Serrat.