Pesquisas

Marita Verón, estés donde estés

Durante más de tres horas, Susana Trimarco dejó en claro que no le teme a las mafias que diez años atrás secuestraron y prostituyeron a su hija de 23 años, María de los Ángeles Verón, mejor conocida como “Marita”, a quien no se ha vuelto a ver. Es que tres horas duró la declaración de la valiente madre ante el tribunal que durante tres meses juzgará a los trece acusados por el triste destino de Verón. Trimarco –que no ha abandonado nunca la búsqueda- culpó al gobierno provincial del año 2002, encabezado por el peronista Julio Miranda, por sus vínculos con las mafias: “Como una estúpida iba a la Casa de Gobierno, donde estaba la mafia”, dijo. Y también acusó al primer fiscal de instrucción que investigó la desaparición, Ernesto Baclini, por su deshonestidad.

Con el inicio del juicio, Daniela Milhein, señalada como carcelera de la joven Marita, admitió que otro de los involucrados, Rubén Ale –alias “la Chancha”- la obligó a prostituirse y cobró el dinero. Y que, cuando su hermano la fue a rescatar, se encontró con un arma en la cabeza. Sin embargo, negó haber mantenido cautiva a Verón. Otros dos imputados, los hermanos María Jesús (ex vicepresidenta del club de fútbol San Martín) y Víctor Ángel Rivero, negaron haber sido quienes secuestraron a la muchacha el 3 de abril de 2002, dijeron no tener complicidad con los tratantes y desacreditaron las versiones en su contra. “Colaboramos económicamente y colocamos carteles en las unidades que trabajaban en nuestra remisería”, dijo la mujer, ante los jueces.

“Son todos buenitos, pero mi hija no aparece”, consideró antes de declarar Susana Trimarco, al frente de la Fundación María de los Ángeles, una oenegé que lucha contra la trata y que ha liberado a varias víctimas secuestradas. “Yo quiero a mi hija, que digan donde está, que entreguen a Marita, nada más. Sólo Dios sabe dónde está. También ellos, los que la tienen. Ya no les hago caso a los de la mafia que con llamados me dicen que está enterrada en un lugar o en otro. Eso ya no me afecta”.