Incorporado por lectura

Novela negra y festivalera

Si entre nosotros el género policial supo ser grande, en el siglo XXI revive de la mano de los festivales inspirados en clásicos europeos como la Semana Negra de Gijón, con mesas redondas, actividades recreativas, invitados nacionales e internacionales.

En Mar del Plata, el Festival Azabache promete repetir el éxito de su primera edición del 10 al 13 de mayo con el doble de invitados –Santiago Gamboa, Jorge Volpi y Fernando Iwasaki, Mercedes Rosen, Claudia Piñeiro, Pablo de Santis, Leo Oyola, Guillermo Orsi, Federico Andahazi, Federico Jeanamaire, Miguel Ángel Molfino, Leonardo Oyola, Gabriela Cabezón Cámara, Rodolfo Palacios y Carlos Salem, entre otros. “Todo girará en torno a la novela negra pero también abriremos la opción a los géneros adyacentes, como la ciencia ficción, la literatura fantástica y la no-ficción”, cuenta Fernando del Río, autor de El geriátrico (entre otras novelas) y uno de los organizadores. “Las charlas siempre estarán compuestas por tres o más escritores porque queremos que sean mesas muy participativas”, sigue.

Aparte del tour criminal, del juego del enigma y de la escena del crimen que preparan, los azabache invitan a participar de su concurso internacional de novela negra (y éstas son las bases). El libro que gane –y que deberá llegar antes del 31 de marzo- será editado por EDUVIM (Editorial Universitaria Villa María) en su colección Tinta Roja. “La edición de 2011 del Festival Azabache nos dejó la certeza de que el género policial es el más convocante del mercado literario: pasaron 10 mil personas en tres días”, se entusiasma del Río.

Por otro lado, el festival Buenos Aires Negra (BAN!) ya fijó fecha entre el 11 y el 17 de junio. “Nos interesa discutir la relación del crimen de ficción con el crimen real, y la atracción que nos genera la criminalidad”, señala el curador Ernesto Mallo, autor de Delincuente argentino, entre otras historias. Aparte de los locales, el BAN! recibirá autores de España, de México, de Perú, de Francia, de Uruguay y de Noruega; y contará con jueces, fiscales, forenses… y acaso con algún hampón. Todo en homenaje a Osvaldo Soriano y con Esmeralda Mitre como madrina y femme fatale.

Para Mallo, el renacimiento del género está ligado de lleno a la cuestión social, como corresponde a su tradición: “La gente está preocupada por el aumento de la criminalidad en todo el mundo”, dice, “y como no puede confiar en los medios, busca en la ficción, que es la mejor manera de analizar ciertas cosas”.