Incorporado por lectura

Carlos Salem lee a Del Río

Dice Salem: “He ido a más de treinta festivales de novela negra y policial, y veo que el Festival Azabache, organizado por Fernando del Río y otros secuaces, es de buena madera. A veces da la sensación de que la buena novela negra sólo se escribe en las capitales. Fernando del Río demuestra que esto es mentira. Él utiliza la realidad que conoce, que es la de Mar del Plata, y construye una ficción con mucho de verdad. Así, empieza de adentro para llegar afuera, va de lo particular a lo general, y atrae a más gente porque la calidad literaria la da el escritor, no la ciudad donde esté escribiendo. Además, está claro que en Mar del Plata hay una producción muy grande de novela negra”.

Carlos Salem, el prolífico y el verborrágico, es autor de los poemarios Si dios me pide un bloody mary (2008, Editorial Ya lo dijo Casimiro Parker), Orgía de andar por casa (2009. Albatros, Ginebra) y Memorias circulares del hombre-peonza (2010, Editorial Ya lo dijo Casimiro Parker), entre otros. También ha publicado las novelas Camino de ida, Matar y guardar la ropa, Pero sigo siendo el rey (las tres con Salto de Página), Cracovia sin ti (2010, Imagine Ediciones) y Un jamón calibre 45 (2011, RBA); y los libros de relatos Yo también puedo escribir una jodida historia de amor (2008) y Yo lloré con Terminator 2. Relatos de Cerveza-ficción (2009), ambos con Ediciones Escalera. El teatro es otra de sus facetas como escritor: ha publicado El torturador arrepentido (2011, Editorial Talentura).