Incorporado por lectura

Cristian Alarcón: “Hay que buscar la singularidad, la originalidad y el impacto social de un crimen”

Al frente de la revista Anfibia, del sitio Cosecha Roja y de la colección de crónicas de la editorial Marea, el célebre cronista recuerda, en una noche fría del Festival Azabache, el primer crimen que cubrió con pasión: era el caso de un pintor bohemio que por las noches se fumaba un cigarrillo de marihuana en su auto y después se iba de cabarets, y que un día apareció con cinco puñaladas en un camino provincial. “Para un joven cronista como yo no había caso mejor”, dice. “Me recuerdo obsesionado por reconstruir paso a paso la vida de la víctima y hacerme de una hipótesis propia. En esa época, que fue en 1994 o en 1995, yo estaba leyendo a Hammett, a Chase y a Walsh, e investigué tanto que vino Enrique Sdrech a hacerme un entrevista”.

Obsesionado con hacer un periodismo mejor, este hijo del género negro entiende que las noticias de la crónica roja  han ocupado un lugar destacado en la mente de los lectores y que su tradición se remonta al periodismo americano amarillo de la década de 1920. “Pero desde la década de 1980 en Latinoamérica la posmodernidad utiliza ese discurso para la construcción social del miedo”, advierte. “Y esto sigue hasta hoy: se transformó en un aparato funcional, de corto alcance intelectual, y es que no hace falta ser muy inteligente para tener miedo”.

Alarcón propone, entonces, trabajar más allá de la idea del contexto. Así lo hacen en la web Cosecha Roja: “Construimos tramas sociales y culturales, más que contextos con datos estadísticos sobre la vulnerabilidad del delincuente. Tampoco nos parece que su vulnerabilidad justifique el delito. Por eso hay que buscar la singularidad, la originalidad y el impacto social de un crimen”.

En cuanto a Anfibia, la nueva revista de crónicas que lanza a todo bombo, admite que no está claro allí el lugar que tendrá el policial, aunque ya ha sido escrita una crónica sobre las migraciones y las historias al límite de la feria de la Salada, a cargo de Sebastián Hacher, autor del libro Sangre salada.