Pesquisas

Las mil caras de Marcelo Tagliaferro

Marcelo Tagliaferro dice que sueña con el asesino. Foto: Ignacio Sanchez

El testigo que se presenta como estrella en el caso del cuádruple crimen de La Loma, no deja de sorprender a quienes aún buscan la verdad detrás del asesinato de cuatro mujeres ocurrido a fines de noviembre del año pasado.

Marcelo Tagliaferro, “el Remisero” o “el Chino” para su entorno cercano, no sólo ha estafado a una gran cantidad de personas cuando se dedicaba a hacer trámites de gestoría, sino que además tiene fuertes vinculaciones con el ambiente de la noche, la prostitución y el juego en la ciudad de La Plata.

Como si eso fuera poco, hay testimonios que aseveran que Tagliaferro tenía un contacto permanente con Javier Edgardo Quiroga y con su esposa llamada Alejandra.

El abogado penalista Marcelo Mazzeo en conjunto con periodistas investigadores, recabaron datos al respecto que podrían terminar de cerrar el caso.

El letrado que defiende a Osvaldo “Karateca” Martínez aportó información que explicaría cuál fue el verdadero móvil de los asesinatos y además hay varias personas del ambiente de la noche que están bajo amenaza y que aún tienen miedo de declarar.

Vinculaciones, drogas y amenazas

Fuentes reservadas a las que accedió NOVA en exclusiva, aseguraron que Alejandra, la mujer de “La Hiena” Quiroga, fue llevada a la granja donde el dueño del ADN encontrado en la escena del crimen, estuvo internado días previos para salir de las drogas.

Además, se conoció en forma extraoficial una relación existente entre Tagliaferro y la esposa de Quiroga.

Una fuente relató: “La mujer de Quiroga retiró del hospital de Melchor Romero drogas que se encontraban en la sala Ramón Carrillo. Hubo testigos que la vieron acompañada de Tagliaferro que la llevó como chofer. Los médicos de esa sala lo vieron y su médica de cabecera también. Hay personal de hospital que está amenazado y que no quiere hablar al respecto”.

Un investigador explicó que hay temor y que las amenazas llegaron desde el entorno del mismo fiscal que lleva el caso, Álvaro Garganta.

Prostitución y marcadoras del bingo platense

Quienes mejor conocen el mundo de la noche platense, relataron que en el bingo de la ciudad de las diagonales existen “marcadoras”. Estas personas se dedican a señalar a quienes obtengan amplias sumas de dinero en el lugar.

“Tagliaferro tiene amigas que se dedican a la prostitución y además marcan gente en la puerta del bingo, de hecho hay amigas de Susana en común”, explicó una fuente reservada a NOVA.

“Además, la mujer de la Hiena Quiroga es amiga de toda esta gente porque laburó de noche con ellos ya que fue ‘prosti’ como ellos”, dijeron.

Frente al bingo de la ciudad de La Plata, ubicado en Diagonal 80 y 116, hay una remisería cuyo dueño es uno de los hombres pesados de la noche.

El mismo sería amigo del testigo estrella y de Javier Quiroga. Según la información a la que accedió en exclusiva NOVA, este comerciante maneja a “piacere” a tres prostitutas.

“Cuando las meretrices no pueden viajar en algún remis de esa agencia ubicada frente al bingo, Marcelo Tagliaferro las lleva y las trae”, explicó un informante.

Más de “el chino Tagliaferro”

Marcelo Tagliaferro es actualmente un simple remisero, y fuentes consultadas remarcaron que es pareja de varias abuelas. “Era Taxi Boy y dueño de la noche de La Plata y una casa de citas gay que funcionó con diferentes clientes del poder político y judicial en 1998”, dijeron.

“Todo comenzó con Tagliaferro que fue un taxi boy y dueño de una fama que puso en aprietos a muchos empresarios y funcionarios que fueron filmados en este lugar mientras pagaron servicios. El escándalo afectó a varios funcionarios y a muchas personalidades más de La Plata, incluso artistas, cantantes, no muy famosos del ambiente de la noche platense”, sostuvieron los investigadores.

Posteriormente, uno explicó: “Todo ello tomó estado público ya que Tagliaferro fue alardeando de sus actos. De taxi boy pasó a ser remisero incluso hasta el día de hoy, maneja un pequeño grupo de taxi boys que trabajan en el bingo de La Plata”.

“Marcelo Tagliaferro no fue aceptado en el mundo de la noche tan fácilmente. Tanto es así que tuvo problemas con una prostituta muy querida de la ciudad, quien dijo que el ex taxi boy lo amenazaba con hacerla cortar en pedazos”, explicó una fuente.

Luego “El chino” hizo nexos con más chicas de la noche: “Por el año 2006 cuando Marcelo Tagliaferro se estaba separando de las camas calientes del poder, un empresario comenzó a seducir a Marcelo para establecer una relación de negocios y manejar chicas y chicos a domicilio con la fachada de remisero”.

“Ahora Marcelo Tagliaferro es una especie de manager que guía en sus contratos y proyectos laborales a la mitad de la prostitución en La Plata
aclaró”, destacaron.

El móvil

En busca de encontrar la verdad, el abogado Marcelo Mazzeo se interesó en ahondar en la hipótesis de que el móvil de los asesinatos fue producto de que Quiroga y Tagliaferro fueron a buscar dinero a la casa de Susana De Bartole.

NOVA investigó esta versión y una fuente confiable aportó datos que podrían ser claves para armar el rompecabezas de un caso que ha despertado la conmoción de un país entero.

Una fuente relató ante este medio: “Muchos consumidores de Tagliaferro y su grupo de gatos han terminado como Susana De Bartole, consumidora de boliches swingers y amante de pibes jóvenes. Dijeron en todos lados que Marisol Pereyra fue asesinada porque llegó al lugar equivocado y eso no fue así”, explicó.

Luego completó sus dichos: “No era el lugar equivocado, ella trabajó para Tagliaferro en la noche y ella le facilitaría la entrada a Tagliaferro y a Quiroga al PH de La Loma. Lo que pasó es que en la puerta se arrepintió. El dato de los 60 mil pesos que ganó Susana del bingo las mató a todas”, reveló.

El remís y el reloj

La noche en la que se produjeron los asesinatos, Marcelo Tagliaferro dijo haber llevado a Marisol Pereyra al PH de La Loma.

NOVA investigó como es la mecánica de funcionamiento de los coches y una fuente especializada dijo: “Cada coche tiene que contar con un certificado de colocación de mantenimiento del reloj habilitado con un numero de IP único e intransferible. Esto se hace por ley, esa documentación no está en la causa. Sólo los relojes de alta gamma tienen GPS y sólo se venden en Warnes. Pero la ticketera si anota los pagos y tiempos”, explicó.

Luego amplió sus dichos: “O sea que si Marisol no pagó, le faltan 2 horas.
Tienen razón quienes dijeron que su remiss no tenía reloj. El fiscal no hizo la pericia al reloj por que no lo tenía y creyó en la palabra de Tagliaferro”, dijo.

Todos estos elementos podrían terminar de cerrar el caso si se anexan a una causa que sigue creciendo y que con muchas zonas oscuras aún no termina de cerrarse.

Los periodistas investigadores y los abogados que buscan la verdad se esfuerzan día a día en clarificar un caso que aún tiene partes que no encajan.

Fuente: agencia Nova, 12 de octubre de 2012