Pesquisas

El juicio a Luis Vicat

Por Fernando Tocho

El comisario inspector de la policía bonaerense -retirado- Luis Vicat visita desde hace más de un mes la ciudad de La Plata: en los tribunales del fuero penal de la calle 8 y 56 se desarrolla un juicio por malversación de caudales públicos en el Tribunal Oral Criminal III de La Plata. Se acusa a Vicat de ultrajar una agenda que se utilizaba para realizar espionajes y de  malversar 150 mil pesos y 880 dolares del Estado en beneficio personal -dinero que provenía de un grupo de siete inversores para hipotecas de primer grado-.

Vicat explicó que él estaba armando un grupo para llegar a los 200 mil pesos y que faltaban dos inversores cuando él llevaba ya ocho meses retirado; corría 1998. El término y el cargo de “espionaje” fue desestimado en enero de 1999 por la Justicia Federal. El proceso en el juicio por ahora le da la razón con respecto a la acusación de malversación de fondos: no se pudo comprobar que Vicat incurriera en ese delito y se estaría por corroborar que esa agenda habría sido plantada en el domicilio de Luis Vicat por un enemigo. El dueño de la empresa Percles, Mario Golfhart, no se presentó a declarar, al tiempo que la apoderada de la entidad, Daniela Arias, declaró a favor de Vicat, diciendo que de tres agendas que había e ese momento, dos se vendieron y una desapareció (sería la que le habrían plantado a Vicat).

Con sus característicos trajes elegantes, Vicat se siente seguro de su suerte; dice que no tiene nada que esconder. “Preparo una ofensiva para cuando quede absuelto de todos los cargos”, confirma con voz grave, mirando fijo con sus ojos saltones y claros, mientras se sirve una gaseosa light. Asegura que no se comprobó que los 150 mil pesos fueran del Estado y mucho menos que fueran utilizados en beneficio personal. “No existe una sola prueba fáctica para sostener las acusaciones que hace el ministerio público”, sostiene.

La fiscal, Rosalía Sánchez, debía ser interrogada por la defensa de Luis Vicat -representada en Pablo Hawlena Gianotti- por haber dejado de cumplir con el depósito de 129 mil pesos que debía realizarse en el Banco Provincia y que nunca se llevó adelante, a pesar de que la funcionaria dejó constancia de que lo haría. Por ende, se acusó a Vicat de malversar ese dinero y ahora, según la ley 18.188, son papeles sin valor alguno. Con Vicat absuelto en la causa de malversación de fondos, el Estado deberá devolver ese valor a cifras actuales.

Pero la fiscal no compareció el jueves pasado, argumentando que existe en la Procuradora que dirige María del Carmen Falbo una  resolución -la 343/02- que la autoriza a no declarar a pesar de que otro fiscal, Álvaro Garganta, sí lo hizo, y lo hizo favoreciendo a Vicat, así como también lo hizo el presidente del Tribunal de Casación, Federico Domínguez. En ese marco, la causa ya ha sido presentada para la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos Humanos en Estados Unidos y Vicat expondrá en el Senado Nacional sobre su caso el día 26 de abril.

Por otro lado, el jueves 18 a las 9 de la mañana se procederá a la lectura de alegatos y el veredicto del Tribunal Oral III se espera para esas instancias.

De modo que hoy se discute contra Vicat la posesión de una carpeta de cuero de 20 centímetros por 30, con elementos en mal estado en su interior, que se certificó que no perteneció al Estado, aunque la fiscal Victoria Huergo sostiene lo contrario. A raíz de esta situación, Vicat estaría cerca de ser absuelto, quizás esta semana. “Queda a las claras que ciertos sectores de la corporación judicial policial todavía operan en connivencia en perjuicio de la ciudadanía”, dice.